Código Civil y Comercial

Depósito necesario

Cuadro Comparativo

 

Art. 1368.- Definición. Es depósito necesario aquel en que el depositante no puede elegir la persona del depositario por un acontecimiento que lo somete a una necesidad imperiosa, y el de los efectos introducidos en los hoteles por los viajeros.

Art. 1369.- Depósito en hoteles. El depósito en los hoteles tiene lugar por la introducción en ellos de los efectos de los viajeros, aunque no los entreguen expresamente al hotelero o sus dependientes y aunque aquéllos tengan las llaves de las habitaciones donde se hallen tales efectos. (*)

Comentario: Véase el artículo 1118 y sigts. (Codigo Civil).

Art. 1370.- Responsabilidad. El hotelero responde al viajero por los daños y pérdidas sufridos en:

a) los efectos introducidos en el hotel;
b) el vehículo guardado en el establecimiento, en garajes u otros lugares adecuados puestos a disposición del viajero por el hotelero.

Art. 1371.- Eximentes de responsabilidad. El hotelero no responde si los daños o pérdidas son causados por caso fortuito o fuerza mayor ajena a la actividad hotelera.

Tampoco responde por las cosas dejadas en los vehículos de los viajeros.

Art. 1372.- Cosas de valor. El viajero que lleve consigo efectos de valor superior al que ordinariamente llevan los pasajeros debe hacerlo saber al hotelero y guardarlos en las cajas de seguridad que se encuentren a su disposición en el establecimiento.

En este caso, la responsabilidad del hotelero se limita al valor declarado de los efectos depositados.

Art. 1373.- Negativa a recibir. Si los efectos de los pasajeros son excesivamente valiosos en relación con la importancia del establecimiento, o su guarda causa molestias extraordinarias, los hoteleros pueden negarse a recibirlos.

Art. 1374.- Cláusulas que reducen la responsabilidad. Excepto lo dispuesto en los artículos 1372 y 1373, toda cláusula que excluya o limite la responsabilidad del hotelero se tiene por no escrita.

Art. 1375.- Establecimientos y locales asimilables. Las normas de esta Sección se aplican a los hospitales, sanatorios, casas de salud y deporte, restaurantes, garajes, lugares y playas de estacionamiento y otros establecimientos similares que prestan sus servicios a título oneroso.

La eximente prevista en la última frase del artículo 1371 no rige para los garajes, lugares y playas de estacionamiento que prestan sus servicios a título oneroso. (*)

Comentario: (*) Véase referencia periodística al Fallo de la Cma. Nacional Civil, Sala D, de Capital Federal.

Código Civil

Depósito Civil

Doctrina Nacional

 Depósito Necesario

 

Art. 2182.- El contrato de depósito se verifica, cuando una de las partes se obliga a guardar gratuitamente una cosa mueble o inmueble que la otra le confía, y a restituir la misma e idéntica cosa.

Nota al 2182: L. 1,Tít. 3, Part. 5ª; Aubry y Rau, § 401. Pero no siempre que se guarda gratuitamente una cosa, hay depósito. Para que la entrega de una cosa tome el carácter de depósito es preciso que ella tenga por fin principal la guarda de la cosa. Cuando la guarda de la cosa es sólo secundaria, cuando no es sino la consecuencia de un contrato ya perfecto, en nada cambia la naturaleza de este contrato. Si yo, por ejemplo, os encargo recibir de un tercero una cosa y guardarla hasta que disponga de ella, el contrato es mandato y no depósito. Lo mismo sería si por resultado de una convención quedare en poder del mandatario una suma de dinero y el mandante le encargare que se la guardase hasta disponer de ella. L. 8, Digesto, Mandati. Pothier, 10. Troplong, Dépot., n°s. 23 y 30 (*).

En los Códigos y entre los jurisconsultos hay variedad de juicio sobre la naturaleza de la cosa que debe ser objeto del depósito. Voet y Domat juzgan que el depósito puede también ser de cosas inmuebles. Pothier y Heinecio, que sólo puede ser de cosas muebles (**). La Ley citada de Partida, que puede ser tanto de muebles como de inmuebles; y los Códigos de Francia, de Nápoles, Sardo, Holandés y de Luisiana, disponen que el depósito no puede tener por objeto sino cosas muebles. Nosotros seguimos la disposición de la Ley 2° de Partida, pues el objeto principal del acto es la guarda de una cosa. No encontrarnos razón para que se diga que una persona que cierra su cosa y deposita en otra las llaves de ella, no efectúa depósito sino locación de servicios, pues el objeto de ese acto ha sido depositar la casa aunque subsidiariamente se exija algún servicio del que la recibe. No se niega que el secuestro puede ser de cosas inmuebles, pero el secuestro no es sino un depósito judicial, y por consiguiente aunque el acto no sea un contrato, puede concluirse que no es de la esencia del depósito el que la cosa depositada sea mueble.

Decimos en el artículo, gratuitamente, conforme a la esencia que le da al depósito la L. 2,Tít. 3, Part. 5ª. La L. 1, § 8,Tít. 3, Lib. 16, Digesto (***) y los Códigos de Francia, de Luisiana, de Nápoles, de Holanda y Sardo. Por la L. 3,Tít. 15, Lib. 3, Fuero Real no es de la esencia del depósito que sea gratuito. (****)

Comentario: (*) Troplong, n° 30, cita la L.1, § 13, Tít. 3, Lib. 16, del Digesto, y a Pothier 9.

(**) Juan Voet en "Compendium Juris"; Jean Domat en sus "Oeuvres Completes"; Robert J. Pothier: "Obras completas" y J. G. Heinecio, en "Elementos del Derecho Romano".

(***) Goyena cita, además, la L. 7, § 2,Tít. 3, Lib.16, del Digesto; el § 7, Cap. 2, Lib. 4, del C. Bávaro, p. 331, que dice, más precisamente, en su § 7, 4, Cap. 2, Lib. 4 «La promesa ó la aceptación de honorarios módicos no cambia la naturaleza del depósito»; y cita, Goyena, la L. 3,Tít. 3, Part. 5ª y el Tít. 5, Lib. 5, del Fuero Juzgo.

(****) Vélez, sigue a Goyena, y le asigna el carácter de gratuito al depósito, cuando por  L. 3,Tít. 3, Part. 5ª y el Tít. 5, Lib. 5, del Fuero Juzgo, citados por Vélez, puede serlo, también oneroso, sin dejar de ser depósito. La L. 2,Tít. 3,Part. 5ª, como la  L. 1, § 8,Tít. 3, Lib. 16, Digesto y el mismo Cód. Francés, en su artículo 1915, por el que define al depósito, no le otorgan el carácter esencial de gratuito, a este contrato, sino que el mismo, también, puede tener carácter de oneroso.

Art. 2183.- Una remuneración espontáneamente ofrecida por el depositante al depositario, o la concesión a éste del uso de la cosa al celebrar el contrato, o después de celebrado, no quita al depósito el carácter de gratuito.

Nota al 2183: Pont, Dépot, nºs. 377 y sigts..

Art. 2184.- El error acerca de la identidad personal del uno o del otro contratante, o a causa de la sustancia, calidad o cantidad de la cosa depositada, no invalida el contrato. El depositario sin embargo, habiendo padecido error respecto a la persona del depositante, o descubriendo que la guarda de la cosa depositada le causa algún peligro, podrá restituir inmediatamente el depósito.

Nota al 2184: Véase Troplong, Dépot. nºs. 37 y 38; Pont, Dépot, 397 (*). Lo que forma el objeto del contrato no es lo que uno o el otro ha entendido dar o recibir, sino lo que efectivamente ha dado o recibido.

Comentario: (*) Tanto Troplong, como P. J. Pont, citan a Duranton, tomo XVIII, 10.

Art. 2185.- Las disposiciones de este título se refieren sólo al depósito convencional, y no a los depósitos derivados de otra causa que no sea un contrato.
En todo lo que respecta a los efectos del depósito, las disposiciones de este título rigen subsidiariamente en lo que fueren aplicables:

1 - Al depósito constituido en virtud de disposiciones de última voluntad;
2 - Al depósito judicial en virtud de embargo, prenda, etcétera;
3 - Al depósito de las masas fallidas regidas por las leyes comerciales;
4 - A los depósitos en cajas o bancos públicos, a los cuales se deben aplicar con preferencia las leyes que les sean especiales.

Art. 2186.- No habrá depósito sin contrato, ley o decreto judicial que lo autorice. El que se arrogase la detención de una cosa ajena, no será considerado depositario de ella, y queda sujeto a las disposiciones de este Código sobre los poseedores de mala fe.

Art. 2187.- El depósito es voluntario o necesario. Será voluntario cuando la elección del depositario dependa meramente de la voluntad del depositante; y necesario, cuando se haga por ocasión de algún desastre, como incendio, ruina, saqueo, naufragio u otros semejantes, o de los efectos introducidos en las casas destinadas a recibir viajeros.

Nota: LL. 1 y 8,Tít. 3, Partida 5ª; L. 1,Tít. 3, Lib. 16, Digesto; (*) Cód. Francés, arts. 1920 y 1949; Italiano, 1838 y 1864; Napolitano, 1792 y 1821.

Comentario: (*) Goyena cita la L. 1, § 3,Tít. 3, Lib. 16, Digesto.

Código Civil

Contrato de garaje

Defensa al Consumidor

Jurisprudencia Nacional

 

Se ha discutido la compleja figura jurídica del contrato de garaje. El problema es más simple cuando el cliente tiene asignada una cochera fija, pues entonces parece claro que se trata de un contrato de locación de cosa, con un accesorio de locación se servicios (cuidado, lavado). Pero ordinariamente los automóviles no tienen cochera fija: hay en este caso locación? la jurisprudencia es vacilante; se trataría de una figura jurídica compleja, un contrato innominado que participa de los caracteres de la locación de cosas, del depósito y de la locación de servicios, así se ha resuelto:

"El contrato que vincula al propietario de un vehículo con el dueño del garaje donde es dejado para su guarda mediante el pago de un precio, debe ser reputado atípico, ya que participa de las características de la locación y del depósito. El garajista responde por los daños del vehículo y objetos que contiene, su obligación es de resultado, toda vez que la restitución se debe hacer en identidad e integridad. El hurto no constituye caso fortuito, por lo tanto, las obligaciones de guarda y custodia del dueño del garaje, determinan que deba responder por los daños y perjuicios padecidos por el actor."

"En un contrato de garaje, el garajista-depositario que ha recibido en custodia un automotor ignorando que era ajeno al usuario-depositante, no tiene acción por el depósito contra el propietario no contratante.”

"Para el análisis de la responsabilidad que le cabe al garajista por la sustracción de un automóvil bajo su custodia, debe tenerse en cuenta que no se está en presencia de un depósito civil en el cual uno de los rasgos típicos es su gratuidad; por el contrario el caso encuadra en el ámbito del depósito comercial regulado por el artículo 572 y siguientes del Código de Comercio, ya que la onerosidad es un rasgo típico del contrato que celebra el garajista con el cliente"

"Aunque el actor no sea ya el dueño del coche robado del garaje al tiempo de su demanda y a pesar de que haya quedado desinteresado al cobrar el seguro, tienen acción contra la garajista para cobrarle la diferencia existente entre lo percibido y el valor real del vehículo al tiempo de su desaparición"

"Si bien es cierto que el hecho de que el garajista consienta que un cliente guarde su moto en la cochera que alquila para su auto, no hace extensivo a la primera el contrato de garaje que los vincula respecto de este último, cabe, igualmente, considerar que aun en función de las normas que disciplinan el contrato de depósito gratuito, el garajista deberá ser tenido como responsable por el robo de dicha motocicleta acaecido mientras se hallaba en su establecimiento".

"Si bien la obligación que tiene el garajista de devolver el auto en iguales condiciones en las que le fue entregado alcanza también a los accesorios lógicos y naturales de cualquier rodado (goma de auxilio, cricket, etc.), ello no significa que deba responder por otros objetos que, sin integrar la dotación habitual de un vehículo, hubiesen sido dejados dentro del mismo tanto más si su presencia no ha sido denunciada por su dueño.

"La subrogación no desplaza al subrogado, sino que la aseguradora ejercita los derechos de su asegurado con el alcance del art. 80 de la Ley 17.418. Por tanto, como el asegurado, dueño del automotor que fue sustraído mientras se hallaba en un garaje, tiene acción contra el garajista responsable del incumplimiento contractual del contrato de garaje -pudo, en efecto, haber pedido a este último el pago del resarcimiento sin requerir nada de su aseguradora- cabe concluir que, en virtud del pago de la indemnización cumplido por la compañía aseguradora, ésta tiene acción para demandar al garajista".

"Para determinar la responsabilidad que incumbe al propietario de una estación de servicio por el hurto de un automotor acaecido en la playa de estacionamiento aledaña, que se ofrecía como prestación accesoria a los clientes, habrá que tener presente que se trata de un contrato mixto; locación de obra con un contrato de depósito, por lo que para resolver dicha cuestión suscitada con motivo del depósito deberán aplicarse las normas que rigen este tipo de contrato. Consecuentemente, surgirá como de fundamental importancia la obligación de guarda y custodia del rodado a cargo de la estación de servicio, que exige la adopción de todas las medidas y precauciones para obtener ese fin; por lo que, habiéndose probado la falta de una apropiada estructura de seguridad, se estará ante el incumplimiento de la obligación de custodia asumida, lo cual representa una de las formas de conducta imprudente (artículos 512 y 902 Cód. Civil), que excluye la exención de responsabilidad por caso fortuito o fuerza mayor.

"Si no se ha probado que existiera vínculo contractual, respecto a la guarda del automotor sustraído, que ligara al propietario del mismo con el restaurante que ofrecía a sus clientes estacionamiento gratuito en una playa aledaña al mismo, sino que sólo se probó que el establecimiento gastronómico abonaba a la playa el importe que se devengaba como consecuencia del uso de la misma, sin asumir la calidad de depositario de los bienes, cabe concluir que deberá eximirse de responsabilidad al restaurante por los daños derivados de la sustracción del automotor".

"La eximente de responsabilidad del garajista, por el robo de un automóvil que se hallaba bajo su guardia, como hecho imprevisible, solamente puede funcionar como tal cuando se ha acreditado que ni él, ni sus empleados incurrieron en omisiones o descuidos que posibilitaran la acción de los pretendidos ladrones; para desvirtuar la presunción de culpabilidad que, por tratarse de una relación contractual, queda presumida por el mero hecho del incumplimiento material del deudor".

"Si el encargado del garaje accedió al retiro del vehículo depositado por parte de un extraño, este hecho compromete la responsabilidad del garajista, sin importar si las llaves del auto estaban puestas en él o fueron tomadas de un tablero; toda vez que el automotor, por hallarse dentro del ámbito del garaje, estaba bajo la esfera de custodia del garajista".

"El dueño del garaje debe completar el resarcimiento obtenido de la compañía de seguros por el propietario víctima del robo de su automóvil efectuado mientras se encontraba guardado en aquél" 

"Encontrándose el estacionamiento en el ámbito donde se desarrolla la actividad del supermercado, existe una obligación de seguridad de parte de éste hacia los clientes. Obligación de la cual sólo puede eximirse acreditando un caso fortuito o fuerza mayor; y como puede observarse de los fallos citados por las partes y por los que yo he mismo he transcripto parcialmente, el hurto de un automóvil en la playa de estacionamiento de un local comercial no es un hecho imprevisible o inevitable hoy en día; y tal es así, que actualmente tanto el local en el que ocurriera el hecho de autos como muchos otros de distintas empresas, implementan un sistema de control de ingreso y egreso con tickets con códigos de barras, o contratan personal de seguridad afectado especialmente al sector estacionamiento. Por último, estimo oportuno aclarar algo más: no se trata de un robo a mano armada, que es un hecho sí imprevisible e inevitable porque no es usual ni es dable reprimirlo fácilmente. En el presente, se trata de un hurto, delito de características muy distintas y que, lamentablemente, se reitera con frecuencia."

Modelo de contrato

Doctrina Nacional

Subrogación del asegurador

Plazo de prescripción

 

 

Derecho Contractual