Curadores a los bienes
Doctrina Nacional

Código Civil

485. Los curadores a los bienes podrán ser dos o más, según lo exigiese la administración de ellos.

486. Se dará curador a los bienes del difunto cuya herencia no hubiese sido aceptada, si no hubiese albacea nombrado para su administración.

487. Si hubiese herederos extranjeros del difunto, el curador de los bienes hereditarios será nombrado con arreglo a los tratados existentes con las naciones a que los herederos pertenezcan.

488. Los curadores de los bienes están sujetos a todas las trabas de los tutores o curadores, y sólo podrán ejercer actos administrativos de mera custodia y conservación, y los necesarios para el cobro de los créditos y pago de las deudas.

489. A los curadores de los bienes corresponde el ejercicio de las acciones y defensas judiciales de sus representados; y las personas que tengan créditos contra los bienes, podrán hacerlos valer contra los respectivos curadores.

490. La curaduría de bienes se acaba por la extinción de éstos, o por haberse entregado a aquellos a quienes pertenecían.

Doctrina Nacional

Jurisprudencia Nacional

"Carece de fundamento legal considerar consentidos por la sucesión demandada los diversos procedimientos del juicio porque el administrador judicial de los bienes de ella haya sido notificado de lo actuado, puesto que mal pudo consentirlos quien no estaba facultado ni legal ni judicialmente para intervenir en ellos; no habiendo tampoco ley que funde la imputación hecha al administrador de no haber pedido al juez de la sucesión que se le facultara para contestar la demanda. Y como el Código Civil pone expresamente a cargo del acreedor que demanda a la sucesión la gestión del nombramiento de curador o representante cuando no hay albacea ni herederos declarados, es contrario a la ley atribuirse cualquiera de las partes de la sucesión demandada la obligación de gestionar ese nombramiento".

"Ninguna norma legal autoriza al administrador de los bienes de la sucesión a contestar las demandas que se deduzcan contra ella por lo que, dada la especial y claramente restringida finalidad de su función, sólo en virtud de una autorización judicial expresa, esto es, de una resolución judicial equivalente al nombramiento de un curador, estaría el administrador habilitado para contestarlas. Lo que quiere decir que no lo estaría en el carácter de administrador, sino en virtud de la autorización especial. Tampoco hay disposición legal que ni expresa ni implícitamente obligue al administrador a gestionar el nombramiento de curador, o la autorización especial aludida, cuando tenga noticia de que se ha deducido demanda contra la sucesión".

"El curador definitivo de la sucesión vacante ejerce activa y pasivamente los derechos hereditarios, sus facultades y deberes son los del heredero que ha aceptado con beneficio del inventario y es, además, el único que puede estar en juicio representado a la sucesión, debiendo sustanciarse con el y el ministerio público todas las cuestiones relativas a la herencia. El fisco participa del juicio en expectativa del ejercicio de la facultad de solicitar la adjudicación de los bienes". 

"Existiendo intereses contrapuestos entre el cónyuge del ausente, designado curador de los bienes, y un hijo menor, resulta oportuna la decisión de proceder al inventario judicial de dichos bienes -el que no pierde tal carácter por el hecho de ser realizado por un escribano designado de oficio-, por cuanto la medida tiende a preservar el patrimonio del causante. Por este motivo, los gastos y honorarios deberán abonarse con el producido de tal patrimonio, no siendo aplicable al caso el artículo 1276 in fine del Código Civil".

"Mientras no esté designado tutor general de los presuntos coherederos menores, puede el juez, discrecionalmente, nombrarles un curador interino a los bienes cuando exista, por ejemplo, peligro en la seguridad de los bienes hereditarios".
"Si en virtud de lo establecido por el artículo 1032 del Código Civil, los sucesores del causante no están obligados a reconocer la firma atribuida a este, pudiendo limitarse a declarar que no saben si la firma es o no de su autor, menos aun puede estarlo el curador de una sucesión vacante, quien por la naturaleza de su cargo debe resguardar el patrimonio de la sucesión y por lo tanto no le es permitido, ante la presentación de un documento privado con firma atribuida al causante, admitir sin más su legitimidad".

Curador de arte

El curador de arte y su nuevo papel