Prioridad de paso

Doctrina Nacional

Ley Nº 24.449

Art. 41. - Prioridades. Todo conductor debe ceder siempre el paso en las encrucijadas al que cruza desde su derecha. Esta prioridad del que viene por la derecha es absoluta, y sólo se pierde ante:

a) La señalización específica en contrario;

b) Los vehículos ferroviarios;

c) Los vehículos del servicio público de urgencia, en cumplimiento de su misión;

d) Los vehículos que circulan por una semiautopista. Antes de ingresar o cruzarla se debe siempre detener la marcha;

e) Los peatones que cruzan lícitamente la calzada por la senda peatonal o en zona peligrosa señalizada como tal; debiendo el conductor detener el vehículo si pone en peligro al peatón;

f) Las reglas especiales para rotondas;

g) Cualquier circunstancia cuando:

1. Se desemboque desde una vía de tierra a una pavimentada;

2. Se circule al costado de vías férreas, respecto del que sale del paso a nivel;

3. Se haya detenido la marcha o se vaya a girar para ingresar a otra vía;

4. Se conduzcan animales o vehículos de tracción a sangre.

Si se dan juntas varias excepciones, la prioridad es según el orden de este artículo. Para cualquier otra maniobra, goza de prioridad quien conserva su derecha. En las cuestas estrechas debe retroceder el que desciende, salvo que éste lleve acoplado y el que asciende no.

42. - Adelantamiento. El adelantamiento a otro vehículo debe hacerse por la izquierda conforme las siguientes reglas:

a) El que sobrepase debe constatar previamente que a su izquierda la vía esté libre en una distancia suficiente para evitar todo riesgo, y que ningún conductor que le sigue lo esté a su vez sobrepasando;

b) Debe tener la visibilidad suficiente y no iniciar la maniobra si se aproxima a una encrucijada, curva, puente, cima de la vía o lugar peligroso;

c) Debe advertir al que le precede su intención de sobrepasarlo por medio de destellos de las luces frontales o la bocina en zona rural. En todos los casos, debe utilizar el indicador de giro izquierdo hasta concluir su desplazamiento lateral;

d) Debe efectuarse el sobrepaso rápidamente de forma tal de retomar su lugar a la derecha, sin interferir la marcha del vehículo sobrepasado; esta última acción debe realizarse con el indicador de giro derecho en funcionamiento;

e) El vehículo que ha de ser sobrepasado deberá, una vez advertida la intención de sobrepaso, tomar las medidas necesarias para posibilitarlo, circular por la derecha de la calzada y mantenerse, y eventualmente reducir su velocidad;

f) Para indicar a los vehículos posteriores la inconveniencia de adelantarse, se pondrá la luz de giro izquierda, ante la cual los mismos se abstendrán del sobrepaso;

g) Los camiones y maquinaria especial facilitarán el adelantamiento en caminos angostos, corriéndose a la banquina periódicamente;

h) Excepcionalmente se puede adelantar por la derecha cuando:

1. El anterior ha indicado su intención de girar o de detenerse a su izquierda;

2. En un embotellamiento la fila de la izquierda no avanza o es más lenta.

Art. 43. - Giros y rotondas. Para realizar un giro debe respetarse la señalización, y observar las siguientes regias:

a) Advertir la maniobra con suficiente antelación, mediante la señal luminosa correspondiente, que se mantendrá hasta la salida de la encrucijada;

b) Circular desde treinta metros antes por el costado más próximo al giro a efectuar.

c) Reducir la velocidad paulatinamente, girando a una marcha moderada;

d) Reforzar con la señal manual cuando el giro se realice para ingresar en una vía de poca importancia o en un predio frentista;

e) Si se trata de una rotonda, la circulación a su alrededor será ininterrumpida sin detenciones y dejando la zona central no transitable de la misma, a la izquierda. Tiene prioridad de paso el que circula por ella sobre el que intenta ingresar debiendo cederla al que egresa, salvo señalización en contrario.

Art. 48.- Prohibiciones. Está prohibido en la vía pública:

a) Queda prohibido conducir con impedimentos físicos o psíquicos, sin la licencia especial correspondiente, habiendo consumido estupefacientes o medicamentos que disminuyan la aptitud para conducir. Conducir cualquier tipo de vehículos con una alcoholemia superior a 500 miligramos por litro de sangre. Para quienes conduzcan motocicletas o ciclomotores queda prohibido hacerlo con una alcoholemia superior a 200 miligramos por litro de sangre. Para vehículos destinados al transporte de pasajeros de menores y de carga, queda prohibido hace cualquiera sea la concentración por litro de sangre. La autoridad competente realizará el respectivo control mediante el método adecuado aprobado a tal fin por el organismo sanitario. (Inciso sustituido por art. 17 de la Ley N° 24.788).

b)..

Art. 49. Estacionamiento: En zona urbana deben observarse las reglas siguientes:

a) El estacionamiento se efectuará paralelamente al cordón dejando entre vehículos un espacio no inferior a 50 cm, pudiendo la autoridad local establecer por reglamentación otras formas;

b) No se debe estacionar ni autorizarse el mismo:

1. En todo lugar donde se pueda afectar la seguridad, visibilidad o fluidez del tránsito o se oculte la señalización;

2. En las esquinas, entre su vértice ideal y la línea imaginaria que resulte de prolongar la ochava y en cualquier lugar peligroso;

3. Sobre la senda para peatones o bicicletas, aceras, rieles, sobre la calzada, y en los diez metros anteriores y posteriores a la parada del transporte de pasajeros.

Tampoco se admite la detención voluntaria. No obstante se puede autorizar, señal mediante, a estacionar en la parte externa de la vereda cuando su ancho sea mayor a 2,00 metros y la intensidad de tráfico peatonal así lo permita. (Apartado sustituido por art. 5° de la Ley N° 25.965)

4. Frente a la puerta de hospitales, escuelas y otros servicios públicos, hasta diez metros a cada lado de ellos, salvo los vehículos relacionados a la función del establecimiento;

5. Frente a la salida de cines, teatros y similares, durante su funcionamiento;

6. En los accesos de garages en uso y de estacionamiento con ingreso habitual de vehículos, siempre que tengan la señal pertinente, con el respectivo horario de prohibición o restricción;

7. Por un período mayor de cinco días o del lapso que fije la autoridad local;

8. Ningún ómnibus, microbús, casa rodante, camión, acoplado, semiacoplado o maquinaria especial, excepto en los lugares que habilite a tal fin mediante la señalización pertinente;

c) No habrá en la vía espacios reservados para vehículos determinados, salvo disposición fundada de la autoridad y previa delimitación y señalamiento en que conste el permiso otorgado.

En zona rural se estacionará lo más lejos posible de la calzada y banquina, en las zonas adyacentes y siempre que no se afecte la visibilidad.

d) La autoridad de tránsito en sus disposiciones de ordenamiento urbano deberá incluir normas que tornen obligatoria la delimitación de espacios para el estacionamiento o guarda de bicicletas y similares en todos los establecimientos con gran concurrencia de público.

Igualmente se deberán tomar las previsiones antes indicadas en los garajes, parques y playas destinados al estacionamiento de vehículos automotores. (Inciso incorporado por art. 6° de la Ley N° 25.965).

Art. 50. Velocidad Precautoria. El conductor debe circular siempre a una velocidad tal que, teniendo en cuenta su salud, el estado del vehículo y su carga, la visibilidad existente, las condiciones de la vía y el tiempo y densidad del tránsito, tenga siempre el total dominio de su vehículo y no entorpezca la circulación. De no ser así deberá abandonar la vía o detener la marcha.

(Último párrafo vetado por art. 9° del Decreto N° 179/1995.

Art. 51. - Velocidad máxima. Los limites máximos de velocidad son:

a) En zona urbana:
1. En calles: 40 km/
h;
2. En avenidas: 60 km/h;
3. En vías con semaforización coordinada y sólo para motocicletas y automóviles: La velocidad de coordinación de los semáforos;
b) En zona rural:
1. Para motocicletas automóviles y camionetas: 110 km/h;
2. Para microbús ómnibus y casas rodantes motorizadas: 90 km/h;
3. Para camiones y automotores con casa rodante acoplada: 80 km/h;
4. Para transportes de sustancias peligrosas: 80 km/h;
c) En semiautopistas: Los mismos límites que en zona rural para los distintos tipos de vehículos salvo el de 120 km/h para motocicletas y automóviles;
d) En autopistas: Los mismos del inc. b) salvo para motocicletas y automóviles que podrán llegar hasta 130 km/h y los del punto 2 que tendrán el máximo de 100 km/h;
e) Límites máximos especiales:
1. En las encrucijadas urbanas sin semáforo: la velocidad precautoria nunca superior a 30 Km/h
2. En los pasos a nivel sin barrera ni semáforos: La velocidad precautoria no superior a 20 km/h y después de asegurarse el conductor que no viene un tren;
3. En proximidad de establecimientos escolares, deportivos y de gran afluencia de personas: Velocidad precautoria no mayor a 20 km/h durante su funcionamiento;
4. En rutas que atraviesen zonas urbanas 60 km/h salvo señalización en contrario.

Art. 64. - Presunciones. Se considera accidente de tránsito todo hecho que produzca daño en personas o cosas como consecuencia de la circulación.

Se presume responsable de un accidente al que carecía de prioridad de paso o cometió una infracción relacionada con la causa del mismo, sin perjuicio de la responsabilidad que pueda corresponderles a los que, aun respetando las disposiciones, pudiendo haberlo evitado voluntariamente no lo hicieron.

El peatón goza del beneficio de la duda y presunciones en su favor en tanto no incurra en graves violaciones a las reglas del tránsito.

Ley Provincial 13.927
Decreto 532/09
Educación Vial

Manual del Conductor

Ley N° 13.927.

Título I Adhesión
Principios Básicos
Art. 1º.- Adhesión.
La Provincia de Buenos Aires adhiere, en cuanto no se opongan a las disposiciones de la presente, a las Leyes Nacionales 24.449 y 26.363, que como anexos se acompañan.

Ley 2.641 G.C.B.A.
Suprema Corte Provincial

Jurisprudencia Nacional

"Sólo las situaciones especiales, como la existencia de semáforo en funcionamiento, carteles indicadores de "Pare" o advertencia de una avenida o vía principal, alteran legalmente el principio genérico de la prioridad de paso".

"No vale como excusa el argumento de que el vehículo infractor a la prioridad de paso ganara el centro de la calzada porque semejante excepción legitimaría una implícita carrera para abordar el punto justificante. Cuando el vehículo beneficiario de la regla se halla próximo al cruce, el otro rodado debe inexorablemente ceder el paso deteniendo su marcha".

"La prioridad de paso del vehículo que se presenta por la derecha en un cruce de arterias supone la simultaneidad en el acceso de los dos rodados, puesto que cuando el que viene por la izquierda ha transpuesto la mayoría del cruce, el otro debe permitirle continuar su marcha".

"Si de la prueba rendida en el expediente surge que el peatón tenía prioridad de paso en la bocacalle, ya que circulaba desde la derecha por la senda de seguridad, mientras que el automovilista no cedió el paso al caminante sino que lo embistió a una velocidad que, por circunstancias del lugar, tiempo y de las personas, debe considerarse peligrosa, arrojando el cuerpo de la víctima a unos 20 metros del lugar del atropellamiento causándole una incapacidad total y permanente del 100%, debe tenerse por acreditado el nexo de causalidad adecuado que confirma la presunción de responsabilidad objetiva del conductor, no excluida ni limitada por la culpa de la víctima".

"El acusado ha tenido un comportamiento ilegal, al no adaptar su comportamiento a las reglas del cuidado objetivo, toda vez que se le imponía, al girar para tomar otra calle el deber de frenar completamente, y verificar que tenía libre paso, antes de reiniciar la marcha, pues el peatón que cruza la calle, tiene prioridad de paso con respecto al vehículo que gira en la intersección".

"La responsabilidad del imputado no se diluye por haber traspuesto la encrucijada con luz verde a su favor cuando giró, pues los peatones que cruzaban la avenida también contaban con esa autorización, siendo evidente que en todo tiempo y lugar al margen de eventuales disposiciones en contrario legales o reglamentarias que pudieran invocarse, la prioridad de paso está a favor del peatón que cruza, sea por la senda delimitada expresamente al efecto, sea por la prolongación imaginaria de la acera, pues la vida del ser humano en inferioridad de situación ante un automotor, el centro y motivo esencial de toda regulación de tránsito, siendo la norma fundamental derivada expresa o tácitamente del orden jurídico integralmente ponderando la defensa de la persona en situación de clara desventaja, siendo consecuencia de ello la obligación del automovilista de guiar el vehículo en la forma más adecuada para no convertir un instrumento de progreso en uno de exterminio, priorizando la vida y la seguridad del peatón en forma irrestricta con una conducción prudente y mesurada según las circunstancias del caso".

"El peatón debía haber verificado previamente la presencia próxima del rodado del demandado, pues la prioridad en la ruta corresponde al vehículo. Habiendo la víctima iniciado el cruce, en horas de la noche, en zona donde no había paso autorizado para peatones, el hecho de que no hubiera adoptado las mínimas precauciones no puede menos que imputarse a una conducta descuidada".

"La prioridad que otorga la ley a los vehículos de la policía en funciones y con sus alarmas dando aviso a los otros conductores particulares de estar cumpliendo una misión específica, no es absoluta, sino que en ciertos y determinados casos se le impone también la actividad de cuidado propia de la circulación urbana".

"La invocada regla de la prioridad de paso para los vehículos que lleguen por la derecha a la bocacalle tiene un valor casi absoluto que sólo cede ante circunstancias extremas y debidamente demostradas en el proceso".

"El cruce de calle efectuado por el actor, producido con ánimo tenso y paso inestable - en virtud de estar discutiendo con su acompañante -, no se bonifica por el hecho de haberse efectuado por la senda peatonal, pues lo que éste concede al transeúnte es prioridad de paso, pero no pone a cargo del conductor el estado anímico del peatón".

"El hecho de que un vehículo embista a otro en el cruce de una bocacalle, en la sección trasera de su costado derecho con su parte frontal, hace desechar la prioridad de paso, visualizándose, en consecuencia, la presunción de culpa del chofer del rodado que con su parte delantera embiste a otro en uno de sus costados".

"Si del informe pericial surge que el rodado, propiedad de la accionante desarrollaba una velocidad de 38 km/h 40 o 50 km/h según declaración de su conductor en el sumario policial al momento de ser colisionado por el demandado en la intersección de una bocacalle, la exculpación de la accionante sólo puede funcionar hasta el 80% por cuanto su actividad es constitutiva de una sola ilicitud -exceso de velocidad- y la demandada en un 20%, dado que su ilicitud es doble: exceso de velocidad y no tener prioridad de paso en el cruce".

"La prioridad de paso del vehículo que circula por la derecha de otro, no excusa la responsabilidad del conductor si la violencia con que embistió al otro coche pone de manifiesto que el cruce lo realizó a velocidad excesiva, con imprudencia. La prioridad no confiere derechos a quien circula violando reglas de tránsito arribando de tal modo a la intersección".

"En un accidente de tránsito la culpa fue compartida, ya que se entendió que el proceder de ambos conductores había desencadenado el choque entre los vehículos.
Esto se basó en que uno de los conductores hizo una "maniobra riesgosa" y en que, a pesar de no estar multada, debió haberla realizado con mayor cuidado. En el caso del otro implicado consideró que podría haber evitado el hecho cediendo el paso".

"Si bien en anteriores pronunciamientos de esta Sala se ha sostenido -siguiendo el criterio de la Casación provincial entonces vigente- que la avenida no puede ser considerada como vía jerárquica superior en los términos del art. 57 inc. 2, apartado c) de la Ley N° 11.430 (ahora, art. 70 inc. 2 apartado c) del Decreto Provincial 40/07) pues no es de las arterias mencionadas como tales en el texto legal y, en consecuencia, la prioridad de paso de quien circula por la derecha subsiste aún en supuestos de que quien lo hace por la izquierda transite por una avenida; es lo cierto que posteriores decisiones del Alto Tribunal, de reciente data, han variado los lineamientos en este aspecto reconociendo expresamente la aplicación de la excepción a la regla de paso cuando quien transita por la izquierda lo hace sobre una avenida. De modo que con el necesario ajuste al nuevo criterio referencial establecido por la Suprema Corte y el poder suasorio que sus fallos poseen para los órganos jurisdiccionales de grado, se impone efectuar el examen de la causa bajo tales lineamientos, conjuntamente con las restantes circunstancias que rodearon el hecho". (Conf. “Hernández S. y Otro c/ Galeano M. s/ Daños y Perjuicios”.

Una epidemia fuera de control - Violencia sobre ruedas

Ley Nacional de Tránsito N° 26.363